Regacho se posiciona respecto al Coronavirus y la importancia de la Red Hospitalaria

Los datos sobre la COVID-19 arrojan una cruda realidad, millones de contagiados y más de un millón de fallecidos en todo el mundo, entre ellos un alto porcentaje de trabajadores sanitarios. En esta guerra contra los contagios, cualquier iniciativa que permita la reducción del riesgo de contagio o expansión del virus es bienvenida, y por supuesto por mínima que sea debe ser tenida en cuenta, la suma de pequeñas acciones ayuda a la lucha contra la expansión del virus.

Analizando y estudiando los datos que según su origen y zona de influencia se han obtenido, y en base a las conclusiones dadas por el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades. Se estima que un alto número de contagios se produce después de una exposición durante la asistencia sanitaria del paciente, a menudo, pero no siempre, como consecuencia de dicha exposición. Estas infecciones son las conocidas como Infecciones Hospitalarias. En este punto se centraron nuestros esfuerzos para dar soluciones que evitasen dicha expansión dentro de los propios centros hospitalarios, y el contagio de pacientes y sanitarios.

Para tal fin, desde Regacho Ingeniería Clínica, se analizaron las formas o métodos para poder contribuir a la reducción de la tasa de contagios debido al uso de nuestros sistemas. Se procedió al envío de documentos informativos sobre la metodología a seguir para la reducción del riesgo de contagio, o expansión de cualquier virus o bacteria utilizando como medio de transporte nuestros sistemas.

En dichos documentos se justificaba las medidas necesarias a tomar para reducir el riesgo y se daban soluciones específicas para combatir la expansión, como la limpieza y desinfección de los sistemas de forma periódica, el uso de EPI’s durante el uso de los sistemas, configuraciones especiales de los sistemas para evitar el envío de muestras entre zonas limpias y zonas contaminadas, sustancias desinfectantes recomendadas, etc.

Regacho Ingeniería Clínica ha tratado en todo momento de apoyar y ayudar a la red hospitalaria con su conocimiento de los sistemas y aportar su granito de arena para evitar la expansión del virus en la medida de lo posible y que la sociedad y profesionales sanitarios pudieran ganar la guerra contra la mayor y más mortífera pandemia conocida desde hace muchos años.